Uncategorized

La guerra comercial perjudica a la industria tech de EE.UU.


Para las compañías tecnológicas de Estados Unidos, todo comenzó de manera muy alentadora. Pasaron casi dos años desde que la Casa Blanca prometió investigar antiguas quejas sobre los métodos de China para hacerse del know-how norteamericano, incluyendo el descarado robo de propiedad intelectual.

Pero lo que comenzó como un reclamo de comercio específico se convirtió en un punto de inflexión para los líderes estadounidenses del sector tecnológico global, lo que contribuyó al severo latigazo que recibió el mercado este mes.

Apple, por ejemplo, perdió cerca de u$s 90.000 millones de su valor de mercado en las tres jornadas bursátiles posteriores al tuit del presidente Donald Trump en el que amenazó con una nueva ronda de aranceles. Esta semana, recuperó u$s 50.000 millones en la apertura del martes cuando se anunció que se postergaban esos impuestos, pero para las últimas horas del miércoles había retrocedido u$s 40.000 millones por los temores a que la guerra comercial estuviera contribuyendo a la desaceleración económica general.

Una resolución de la guerra comercial podría aún calmar los movimientos como ese. Pero muchos ejecutivos del sector tecnológicos concluyeron que su mundo está cambiando para bien, pero no de la manera que ellos esperaban o querrían.

La pelea con China tiene tres amplios efectos, según Chuck Robbins, CEO del fabricante de equipos para conexiones Cisco Systems, y la Casa Blanca todavía no los ha compensado. Quizás lo que sorprenda es que compañías como Cisco hasta ahora hayan logrado resistir mayormente a los vientos en contra, pero eso podría cambiar.

Uno de los efectos tiene que ver con las ventas a clientes en China. Se suponía que abriría más el mercado a las compañías tecnológicas estadounidenses pero tuvo el impacto opuesto.

Las ventas de Cisco a los grupos de telecomunicaciones chinos hace años que disminuyen, pero las grandes empresas estatales chinas ahora le cerraron la puerta en la cara a la compañía. “No nos invitan a ofertar, ya no nos permiten participar”, se quejó Robbins.

Para los fabricantes de chips, el riesgo de perder ventas se exacerbó con la prohibición de venderle a Huawei.

El segundo golpe proviene de los aranceles a los productos que ingresan a EE.UU. La Casa Blanca demoró los impuestos a iPhones y laptops, entre otros productos de consumo, para evitar una merma de las ventas navideñas de este año. A los proveedores como Cisco, la reciente alza a 25% de los aranceles a las importaciones ya empezó a sentirse.

El mundo tech se está “desenmarañando” en cadenas de abastecimiento separadas, unas centradas en EE.UU. y otras en China, señaló Pat Gelsinger, CEO de la compañía de software para centros de datos VMware. Eso no implica sólo encontrar maneras diferentes de atender los mercados, sino que la venta de tecnología a clientes de lugares como Europa, Latinoamérica o África se verá distinta según los proveedores sean chinos o estadounidenses.

Las tecnológicas que quieran atender a una amplia serie de mercados internacionales tendrán que repensar sus organizaciones y estructuras para poder participar de esas redes de abastecimiento globales.

El tercer impacto negativo mencionado por Robbins de Cisco es económico. Hasta ahora, la economía global soportó la mayoría de los efectos de la guerra comercial. Pero eso podría cambiar. Todavía puede producir resultados, pero la industria tecnológica por ahora tiene poco para festejar. Se suponía que los iba a beneficiar.

Traducción: Mariana Oriolo

Read More

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close